Masaje relajante: una caricia sanadora.

Beneficios del masaje relajante

¿Qué es el masaje neurosedante?

En un masaje relajante, realizamos las maniobras habituales de masaje pero de una forma más lenta, con algunos cambios de ritmo y de presión. Su efecto es más bien de tipo físico, se relaja la musculatura e indirectamente el sistema nervioso. En cambio, el objetivo principal del masaje neurosedante está directamente enfocado a relajar el sistema nervioso e indirectamente la musculatura, proporcionando esa sensación de paz y equilibrio que tanto anhelamos, sobre todo en estos días en los que el estrés y los problemas personales nos pueden llegar a sobrepasar.

El masaje neurosedante es una caricia para nuestros sentidos. Cuando realizamos un masaje neurosedante cuyas maniobras se realizan de forma cálida, lenta y con una cierta presión, activamos el mayor órgano sensorial que tenemos en el cuerpo humano, la piel. La piel y el sistema nervioso están directamente unidos, tienen su origen en la capa más externa embrionaria, el ectodermo. De esta capa nacen todas las estructuras principales del sistema nervioso central, como el cerebro y la médula espinal, y el resto del ectodermo se convertirá en la piel, pelo, uñas y dientes.

Todo contacto con nuestra piel pone en marcha a los receptores táctiles enviando señales al cerebro para su interpretación y correcta respuesta. En éste gran órgano, la piel, encontraremos diferentes receptores sensoriales o mecanorreceptores que están especializados en enviar información al sistema nervioso central sobre el tacto, la tensión de la piel, la presión, etc.

Algunos de ellos son de rápida adaptación y recogen la información dinámica o de movimiento, es decir, se activan al principio del contacto, aunque si éste es continuo se desconectan hasta que vuelvan a sentir un estímulo que los altere (corpúsculos de Meissner, corpúsculos de Pacini, receptores articulares).

Otros son de adaptación lenta que recogen la información de los estímulos estáticos, estos estarán activos mientras dure la estimulación continua (como discos de Merkel que responden a una presión constante, corpúsculos de Ruffini).

¿Cómo se realiza el masaje relajante?

El masaje neurosedante consiste en realizar un masaje de presión constante, sin oscilaciones, con el mismo ritmo y velocidad durante toda la sesión, es lo que llamamos un «masaje plano», no hay cambios de ritmo ni de velocidad para no activar a los mecanorreceptores de rápida adaptación y mantener estables a los de adaptación lenta. Si no hay oscilaciones, el sistema nervioso «se desconecta» porque está sintiendo sin necesidad de activarse, produciendo una sedación del sistema provocando una relajación en las inervaciones de todo el cuerpo. Cuando la persona que lo ha recibido se despierta, se siente descansada, renovada y con más animo y optimismo ya que se ha producido en ella un aumento de oxitocina y de endorfinas (hormonas del amor y autoconfianza y de la felicidad), disminuyendo al mismo tiempo de su cuerpo la norepinefrina y el cortisol (hormonas del estrés y la ansiedad), es como si hicieras un «reset» del sistema nervioso.

Tarifas de masajes

  • Masaje Relajante
    45 sesión
    • 1h y 15 minutos de sesión
    • Presión suave constante
    • Ritmo y velocidad plana
    • Desconexión
    • Relajación del cuerpo
    • Descanso
    • Renovación
    • Mayor ánimo y optimismo
  • Masaje descontracturante
    35 sesión
    • 50-60 minutos de sesión
    • Resultados en la primera sesión
    • Incorporación rutinaria inmediata
    • Mayor rendimiento muscular
    • Mayor resistencia en el trabajo
    • Más resistencia al cansancio
    • Acción analgésica al dolor
  • Drenaje linfatico manual
    30 sesión
    • 50 minutos de sesión
    • Evita la acumulación de liquidos
    • Movimiento rítmico y lento
    • Reabsorción líquido y proteínas
    • Mejora la circulación
    • Efecto analgésico
    • Regula el tono muscular
    • Potencia el sistema inmunológico.

Pide hora o información

*Campo obligatorio

X