Lectinas: conexión con la dieta