Yoga para empresas

Cuando trabajamos con un cuerpo y una mente relajados podemos emplear todas nuestras energías
para lidiar con éxito los muchos desafíos que se presentan y mantener nuestra creatividad despierta.

El yoga para empresas

Cuando trabajamos con un cuerpo y una mente relajados podemos emplear todas nuestras energías para lidiar con éxito los muchos desafíos que se presentan y mantener nuestra creatividad despierta.

Mejorar su salud

Devenir activos respecto a nuestra salud

La mayoría de las personas tienden a tener un rol pasivo respecto a su salud. Esperan que les pase algo malo para acudir a la medicina y resolver el problema. El yoga invita a tomar las riendas del bienestar y responsabilizar a cada persona de su estado de salud.

Se calcula que entre el 75-90 % de las visitas médicas están relacionadas con problemas de estrés. El yoga, con sus posturas, sus ejercicios de relajación, puede bajar el nivel de tensión y de ansiedad. Además, la práctica del yoga refuerza el sistema inmunitario y cuando nos enfermamos facilita el proceso de curación ayudando a eliminar las toxinas. Hoy en día ya está ampliamente demostrado que el yoga es muy eficaz en curar muchos problemas de salud, como la hipertensión, el asma, el insomnio, las migrañas crónicas y los dolores de espalda. Mejora también las funciones cardiovasculares, y la digestión. El yoga es una de la herramientas más eficaces para prevenir las enfermedades.

Aumentar su eficiencia y productividad

El yoga: el arte sutil de liberarse del estrés

La vida en general es estresante. Los psicólogos distinguen el estrés bueno del estrés malo. El yoga puede ayudar a disminuir el primero y maximizar el segundo. Por ejemplo un nuevo reto en el trabajo puede estimular la imaginación y encender el entusiasmo, sin que sea causa ni de ansiedad ni de insomnio, transformando los desafíos en retos positivos y creativos, de lo contrario será un peso difícil de gestionar cada vez.

El estrés es algo natural. Se calcula que el 80 % de todas las enfermedades derivan del estrés. El endocrinólogo Hans Selye, que ha sido un pionero en las investigaciones sobre el estrés, distinguió tres fases en el síndrome del estrés: la alarma, la resistencia y el agotamiento. La alarma puede consistir en una inocua actividad como pasar de una habitación caliente a una fría o recibir una noticia desagradable. Ambas situaciones requieren una adaptación del cuerpo, que conlleva superar cierta forma de resistencia. Cuando la resistencia persiste y dura demasiado tiempo sobreviene el agotamiento, que puede provocar una crisis en el cuerpo y en la mente: una enfermedad cardíaca, hipertensión, migrañas, apatía, debilitación del sistema inmunitario y agotamiento mental.

El yoga puede ayudar a controlar el estrés negativo con técnicas de relajación, y cultivando actitudes positivas y proactivas.

Crear empatía y desarrollar un espíritu de colaboración creativo

Comprender que todos somos interdependientes

El estrés malo crea un desequilibrio en el cuerpo y en la mente, provocando tensiones musculares y una respiración más rápida y menos profunda. Cuando estamos bajo estrés, las glándulas endocrinas trabajan de manera descompensada y la sangre se empobrece de oxígeno, con la consecuente muerte de muchas células. Un estrés desencadena una respuesta del tipo “pelea o escapa”, actitud que impide la colaboración y la escucha.

Las clases grupales ofrecen espacios para sustituir las actitudes de emergencia en comportamientos de escucha y colaboración, ayudando a entender que cada cosa en la vida tiene su espacio y su tiempo, y  que necesitamos entender y escuchar al otro para crear un entorno armonioso y colaborativo. Si por naturaleza individual no tenemos confianza en el otro, el yoga, poniéndonos en contacto con nuestras debilidades, nos enseña que la única amenaza viene de nuestro miedo a no poder gestionar las relaciones y las situaciones.

Muchas son las cosas que se pueden hacer para reducir las situaciones que nos crean estrés, por ejemplo no esperar al último momento para empezar o terminar una actividad, intentar mejorar nuestra comunicación con los otros, evitando las confrontaciones violentas y aceptando que vivimos de manera imperfecta. Cuando observo en mí mis defectos, mis deficiencias, seré capaz de ver las del otro sin atacarle, reconociendo que todos tenemos las mismas limitaciones y las misma dificultades.

El trabajo corporal propuesto en las clases permite relacionarse de manera espontánea saliendo de los roles que siempre están muy marcados en un equipo de trabajo. Esto crea nuevas posibilidades de encuentro y permite aumentar la cohesión del grupo aumentando su creatividad.

Crear pautas de desconexión para mejorar el rendimiento

Estar bajo tensión sin estar tenso.

Todo el universo sigue el ritmo vibrante de flujo y reflujo. Las estaciones cambian, los niños al final se vuelven viejos. La sabiduría del yoga te invita a aplicar el mismo ritmo de la naturaleza a tu vida personal. Es correcto vivir de manera responsable, pero necesitamos aprender también a soltar.

Una clase de yoga es una ocasión para sentir como estamos y sentir nuestro entorno, desarrollando la empatía y la intuición.

Trabajo y descanso, tensión y relajación son los ritmos complementarios que forman nuestro día a día. Muy a menudo vivimos de manera frenética sin relajarnos nunca, porque tenemos miedo a las consecuencias de una eventual disminución de nuestra productividad. Pero esto a la larga produce justamente el efecto contrario: nuestra eficiencia baja, estamos cansados, agotados, con falta de iniciativa porque la mente y el cuerpo bajo un estrés constante se saturan, y la creatividad y la intuición se bloquean.

La calidad de nuestro trabajo es lo importante y un bajón de salud puede costar muy caro.

El yoga ofrece una base de tranquilidad a partir de la cual poder relacionarse de manera eficaz con los miedos y disminuir la carga mental que llevamos a causa de estos.

En las clases se enseñan técnicas que pueden después ser aplicadas a lo largo del día, por ejemplo estando simplemente sentados delante de nuestro ordenador. Cuando necesites relajarte antes de una reunión difícil o para tomar empuje en momentos de cansancio.

El gran regalo del yoga es aprender a respirar bien. Calcula que la respiración es nuestro mejor aliado para mantenernos tranquilos y concentrados. El respiro nos acompaña en cada momento de la vida, desde que nacemos hasta que morimos. A lo largo de un día respiramos desde 20000 a  30000 veces. Sin embargo solo cuando tenemos problemas respiratorios ponemos atención a este constante ir y venir de nuestro cuerpo. Dejar que la respiración se desarrolle siempre de manera automática no significa que estemos respirando de manera correcta, de hecho no siempre lo que es automático es lo óptimo. Está demostrado que la mayoría de las personas respiran mal y de manera insuficiente, acumulando en los pulmones una gran cantidad de aire viciado y creando automáticamente en el cuerpo y en la mente estados de ansiedad y cansancio. Una mala respiración aumenta el estrés, de hecho puedes comprobar que en los momentos de grandes nervios o de miedo la respiración se acorta y aumenta el nivel de ansiedad. El estrés se puede disminuir simplemente practicando ejercicios específicos de respiración yóguica, que aportando más oxígeno a la sangre nutre y cura las células del cuerpo mejorando el bienestar.

La respiración corta no permite oxigenar la sangre que circula en las arterias y en las venas, con la consecuente acumulación de toxinas. De esta manera se tiene la tendencia a sentirse cansado mentalmente y emotivamente deprimidos, y con el tiempo también los órganos empezarán a funcionar mal. Por esto la respiración es el mejor instrumento a nuestra disposición para influir positivamente sobre el cuerpo y la mente. En el yoga la respiración viene regulada durante toda la sesión, cuando se ejecutan las posturas, haciendo ejercicios específicos (pranayamas) y dirigiendo la respiración hacia alguna particular zona del cuerpo para eliminar bloqueos energéticos y facilitar el soltar tensiones.

Además de relajar el cuerpo y la mente, la respiración yóguica trae muchos beneficios:

  • Mejora el metabolismo controlando de manera eficaz los cambios de peso
  • Utiliza una musculatura que automáticamente mejora tu postura, previniendo malos encorvamientos que muy a menudo tomamos cuando trabajamos sentados
  • Mantiene elásticos los tejidos pulmonares, permitiendo inspirar más oxígeno para llevarlo a las células
  • Tonifica la musculatura abdominal
  • Refuerza el sistema inmunitario
  • Reduce los niveles de estrés y ansiedad

Información adicional

Lorem ipsum dolor sit amet.

Los profesores

Nuestro profesores son expertos en alimentación ayurvédica, y podrán colaborar con vuestro servicio de cocina si deseáis también cuidar de vuestra salud con la alimentación.

Material necesario

El material necesario para las clases, ya sean maths, cojines o soportes eventuales, serán acordados al contratar el servicio.

Solicitar servicios

¿Estás interesado/a en estos servicios?
Si deseas información o solicitar nuestros servicios,
hemos hecho un formulario de contacto para ti justo abajo.

Pide hora o información

*Campo obligatorio

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search