YOGA: UNA PRACTICA TRADICIONAL O UNA MODA?

YOGA: UNA PRACTICA TRADICIONAL O UNA MODA?

Que estilo de yoga es mejor?

Esta es la pregunta que más llena mi buzón de correo en esta epoca.

Hace más de 10 años que doy unas cuantas clases de yoga prácticamente cada día y más de 24 que me inicié en la meditación en una escuela budista china con la práctica del Japa (repetición de mantras).

Cuando empecé nadie hablaba de yoga salvo cuatro rarillos que solían tener aires  extravagantes y cuerpos muy secos.

Hoy, lo que era una práctica íntima se ha vuelto también un trabajo apasionante, pero que me hace tropezar con este mundillo de leggins y sonrisas perfectas, porque hoy en día está más hecho de merchandising que de pasión.

He probado muchos estilos diferentes de yoga, he estudiado con diferentes escuelas y maestros en Europa y en India y  cada uno de ellos me ha intentado convencer de que su “vía” era la mejor y sobre todo, la verdadera. En un maraña de desinformación debida a la falta de acceso a los textos tradicionales, uno intenta informarse como puede leyendo traducciones de segunda mano que se contradicen las unas con las otras. Mi índole crítica y anárquica no ha digerido nunca todas estas recetas triunfales sobre los remedios milagrosos que te resuelven la vida. Nací en una ciudad muy católica y he frecuentado con ardor la iglesia hasta la adolescencia cuando el cura de mi pueblo no supo satisfacer las preguntas que iban abriendo brechas en mi fe. Estas preguntas que se han ido engordado con el estudio de la filosofía, de la historia y  diferentes prácticas, al final siempre volvían a la fundamental cuestión: que es la vida?

Durante 20 años he llenado mis diarios de respuestas dogmáticas repletas de experiencias emocionantes y apoyándome en  creencias para escapar del miedo que me procuraba este misterio.

Pero por suerte o por desgracia mi miedo no se ha apaciguado nunca.

Hace 7 años me encontré con Eric Baret, el único que simplemente me  hizo ver que mis “prácticas espirituales”  eran en realidad una búsqueda de seguridad, y un rechazo constante de lo que sentía: miedo.

Gracias a la despiadada  claridad con la que  Eric siempre corta toda tentativa de evasión he llegado a intuir que la mente es limitada, que cualquier apropiación de una respuesta es un aplazamiento a enfrentarme con mi miedo a no ser nada. Todo lo que tenía que hacer era dejar de hacer, dejar de proyectar la vida, dejar de pensarla, de imaginarla, de apropiarme de lo que sea, dejar de escapar.

Ninguna escuela, ningún maestro, puede llevarte a la conciencia del momento presente, no hay ninguna práctica, ninguna estrategia, nada de nada. Y es esto lo más aterrador. Por eso seguimos buscando y metiéndonos en una y otra práctica cada cual más exótica y conmovedora con la esperanza de que allí encontraremos algo. Esta histeria colectiva, que ha creado todas estas escuelas de yoga, que no hacen más que prometerte que serás más en salud, que serás más feliz, que vivirás más, que obtendrás la abundancia, que la vida es esto o aquello, que la muerte no existe….Y la carga emocional y psicológica que cada uno de nosotros aporta, hace el marco perfecto para que cuando vayamos a estos encuentros en leggins nos emocionemos, lloremos, vivamos toda esta fantasía romántica del “encuentro”. Pero encuentro con qué? muchos te dicen el encuentro con el corazón, con el espíritu de los ancestros, con la  tradición, (que por cierto, como es que con la ciencia valoramos las innovaciones y si se trata de yoga o ayurveda vale lo antiguo)?.

Yo me he dado cuenta que solo me engañaba una y otra vez.

Todas las prácticas que te hagan proyectarte hacia algo que no es el ahora, el sentir en el instante, solo te llevan a escaparte de enfrentar la realidad: tienes miedo.

Si quieres hacer yoga para estar mejor de salud, para ser más abierto, más cerrado, más feliz, más disciplinado, más limpio o menos….mis clases no son para ti.

No hay nada que sea mejor, no te creas esta historia que existen jerarquías, que hay algo que conseguir en la vida, no compres otra vez el sueño americano que sostiene este sistema capitalista que ya ha mostrado su cara más cruel. Como podría haber algo más o menos en la vida? cada instante es único, como puedes saber qué es mejor para ti? acaso tienes la visión del entero universo?

Me gustaría en mis clases acompañarte en una escucha del cuerpo en el instante, sin objetivo, sin propósito, sin un antes y un después. Una práctica que actualizada pedagógicamente en diversas modalidades estimule este silencio tan poco explorado en nuestras vidas.  En una práctica  que no pide nada, que no se apropia del cuerpo, que vibra in silencio con el misterio de la vida, sin respuesta.

https://www.yogastudiovng.com/las-clases-de-yoga/