Dolores en los hombros: no siempre es una tendinitis. Causas y curas

Dolores en los hombros: no siempre es una tendinitis. Causas y curas

En medicina, se designa con el nombre de tendinitis a una lesión que afecta al tendón de un músculo y provoca su inflamación o degeneración secundaria. Generalmente causa dolor cuya localización depende del tendón afectado. Algunas de las tendinitis más frecuentes son la tendinitis del supra espinoso en el hombro, la tendinitis anserina en la rodilla y la tendinitis aquilea que afecta al tendón de Aquiles. ​

Existe cierto grado de polémica sobre el uso adecuado del término tendinitis en medicina, en general se prefiere en la actualidad la denominación tendinopatía o tendinosis para designar este tipo de lesiones, pues en muchas ocasiones no existe inflamación, por lo que el sufijo itis no sería adecuado. ​En medicina, la tendinosis o comúnmente llamada tendinitis crónica es una acumulación de pequeñas lesiones del tendón a nivel celular (el sufijo “osis” implica una patología de degeneración crónica sin inflamación). La causa puede ser micro desgarros en el tejido conjuntivo en el interior y los alrededores del tendón, lo que produce un incremento de las células reparadoras. Esto conlleva la reducción de la tensión de rotura aumentando así las posibilidades de ruptura. La tendinosis se diagnostica a menudo erróneamente como tendinitis debido al limitado conocimiento de las tendinopatías por parte de la comunidad médica. ​ Entre los signos clásicos de esta lesión se encuentran los cambios degenerativos en la matriz colagenosa, la hipercelularidad, hipervascularidad y la carencia de células inflamatorias que ha cuestionado la confusión original con la tendinitis.

Tendinitis en Hombro

El dolor del manguito rotador es común en atletas jóvenes y también en personas de mediana edad. Los atletas jóvenes que usan sus brazos por encima del nivel de la cabeza para nadar, jugar béisbol y tenis son particularmente vulnerables. Quienes levantan pesos o hacen actividades con los brazos por encima del nivel de la cabeza, como empapelado, construcción o pintura también son susceptibles.

El dolor también podría desarrollarse como resultado de una lesión menor. A veces ocurre sin causa aparente.

Etimología:
El músculo supra espinoso ayuda a abducir el brazo. Cualquier fricción entre el tendón y el acromion normalmente es reducido por la bursa subacromial – situada entre el tendón supraespinoso y el acromion-. A veces con el uso y desgaste, la tendinitis del supraespinoso se asocia con la inflamación de la bursa subacromial dando lugar a una bursitis. Incluso puede haber alguna rotura parcial y a veces completa del tendón. Los procesos que caracterizan un síndrome de pinzamiento subacromial afectan generalmente otras estructuras, además del tendón del supraespinoso.

Clínica
Los síntomas iníciales pueden ser leves.

Los pacientes frecuentemente no buscan tratamiento en una etapa temprana. Estos síntomas pueden incluir:

  1. Dolor leve que está presente con la actividad y también en reposo
  2. Dolor que irradia desde la parte frontal del hombro a la parte lateral del brazo
  3. Dolor súbito con movimientos de levantar pesos y extensión
  4. Atletas que practican deportes por encima del nivel de la cabeza pueden tener dolor, por ejemplo, al lanzar o al hacer saque en el tenis
  1. A medida que el problema avanza, los síntomas aumentan:
  2. Dolor durante la noche
  3. Pérdida de la fortaleza y el movimiento
  4. Limitación funcional y disminución en la fuerza en las actividades de la vida diaria : dificultad para realizar actividades que ponen al brazo detrás de la espalda, como abotonarse o subirse un cierre
  5. Si el dolor viene súbitamente, el hombro puede quedar severamente sensible a la presión. Todo el movimiento puede estar limitado y ser doloroso.
  6. Dolor en la cara anteromedial del hombro que irradia al cuello y parte superior de la espalda llegando hasta el codo en muchas ocasiones.
  7. Dolor al separar el brazo del cuerpo lateralmente.
  8. Cuando queremos subir el brazo por encima de la cabeza la resistencia a este movimiento provocara dolor en tendinopatías con mucha afectación de la estructura interna del tendón. Aún sin una resistencia externa provocará dolor y limitación.
  9. Dolor al apoyar el tendón lesionado, por ejemplo al dormir sobre ese lado.
  10. Dolor Nocturno.

Etiología

Las causas de la tendinitis del supraespinoso pueden dividirse en factores extrínsecos e intrínsecos. Los factores extrínsecos se desglosan en pinzamiento primario, que es el resultado de la carga subacromial aumentada, y el pinzamiento secundario, que es el resultado de la sobrecarga y el desequilibrio muscular del manguito de los rotadores. En los atletas cuyos deportes estresantes implica movimientos repetitivos sobre la cabeza, se pueden encontrar una combinación de causas. La tendinitis del supraespinoso también es conocida como síndrome del arco doloroso. La Tendinitis y las roturas parciales en el tendón supraespinoso causas un ‘arco doloroso’, llamado así porque se siente dolor al separar el brazo del cuerpo en un arco de 60º-120º debido a que en ese tramo el tendón roza con el acromion. Puede haber otras causas de un arco doloroso. La artritis de la acromio-clavicular articulación también puede causar dolor, pero que es típicamente en la final de la arco, cuando el brazo está casi vertical.

Tratamiento terapéutico

Terapia física. Un terapeuta físico inicialmente se concentrará en restablecer el movimiento normal de su hombro: un tractamiento de masajes, para favorecer la circulación, y con mivimientos pasivos e ejercicios de estiramiento, para mejorar el rango de movimiento, son muy útiles ayudar. Cuando el dolor esté mejorando, se puede comenzar un programa de estiramiento para los músculos del manguito rotador, como se muestra a continuación:

Ejercicios de calentamiento

Flexione el cuerpo desde la cintura hasta que el tronco se encuentre paralelo al suelo. Dejar que el brazo doloroso cuelgue como un péndulo enfrente y balancéar lenta y suavemente en pequeños círculos (Figura 2). A medida que el músculo se caliente, círculos cada vez más grandes. Un minuto.                                                 

      Ejercicios de estiramiento: repetir 5-10 veces

Colocar la mano del brazo doloroso sobre el hombro opuesto.  La otra mano toma el codo desde abajo y empúja hacia arriba con suavidad hasta donde sea posible sin que esto produzca dolor. Mantener esa posición durante unos segundos y luego llevar el brazo con suavidad hasta la posición inicial.

Colócarse de pie con el hombro doloroso a unos 60-90 cm. de la pared. Extender el brazo, colocar la yema de los dedos sobre la pared y súbir suavemente hasta donde sea posible.

A continuación, acércarse a la pared y subir los dedos un poco más. El objetivo es alcanzar el punto en donde el brazo se encuentre extendido hacia arriba contra la pared. En lo más alto posible, mantener esa posición durante unos cuantos segundos y luego bajar los dedos por la pared.

Erguidos y colocar el dorso de la mano del lado afectado sobre la espalda. Con la otra mano, lanzar el extremo de una toalla de baño sobre el hombro sano y tómarlo con la mano que se encuentra atrás de la espalda. Tomar con suavidad la toalla con la mano sana, elevando el brazo doloroso. Mantener esa posición durante unos cuantos segundos y volver lentamente a la posición inicial. Repítalo 10-15 veces.

Mano del brazo doloroso atrás de su cintura. Con la palma dirigida hacia la espalda, levantar la mano sobre LA espalda hasta donde sea posible, como si los dedos caminaran hacia arriba por la columna vertebral (Figura 6). Mantener esa posición durante unos segundos y luego permitir que la mano se deslice hacia la cintura. Espalda apoyada en la pared. Con las palmas frente a frente, entrelazar los dedos y colocar las manos en la nuca. Tratar de mover los codos hacia atrás hasta que toquen la pared. manténerlos ahí durante unos segundos y luego moverlos hacia delante.

Ejercicios de fortalecimiento

Para este ejercicio es necesaria una cuerda elástica fijada a una pared o espaldera. Situado perpendicular a esa pared, con el brazo sano más cercano a ella, se coge la cuerda con el otro brazo. Formando un ángulo de 90 grados se tira de la banda elástica hacia el lado contrario a la pared.

Perpendicular a la pared pero con el brazo afectado más cercano a ella, se tira de la banda elástica. El brazo se mantiene en 90 grados y se tira hacia fuera.

Con una cinta elástica sujeta con cada mano, se tira de ellas atrayéndolas hacia el propio cuerpo. Los brazos han de ir paralelos al suelo y no desviarse de esta trayectoria.

A una distancia prudente de una pared, se hacen una especie de flexiones.

Retorno al juego o al trabajo: El retorno a las actividades laborales o deportivas se restringe hasta que se restablece el rango completo de movimiento sin dolor tanto el relacionado con el descanso como con la actividad, y los signos de provocación de compresión son negativos. La evaluación isocinética de la fuerza debe ser del 90% en comparación con el lado contralateral. La reanudación de actividades se completa poco a poco, primero durante el entrenamiento, para desarrollar resistencia, trabajar en la modificación de técnica/mecanismos, y simular una situación de juego. Los pacientes deben estar libres de síntomas. Para prevenir la recurrencia, el paciente debe continuar con ejercicios de flexibilidad y de fortalecimiento después de regresar a las actividades deportivas.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search