LA ESPIRITUALIDAD ESTA´ EN LO HUMANO

LA ESPIRITUALIDAD ESTA´ EN LO HUMANO

BIENVENIDO 2021: la espiritualidad esta en lo humano.

Empecé a practicar “cosas” espirituales por una depresión latente. Una  sensación desagradable que desde las vísceras apelaba  a algo que faltaba.

Primero fue una escuela budista, tenía unos 19 años, vivía con mis padres reprimida a estudiar una carrera de derecho que odiaba. Mis relaciones eran escasas, y muy exclusivas, el típico novio desde que tenía 14 años.

Practique con los mantras cada día por 5 años, hasta que a los 24 hice mi primer viaje a India, acompañada por mi “primer grande amor”. Binomio perfecto, la patria de la espiritualidad y el celebro drogado  por la oxitócina y las poesías.

India me dio una bofetada en plena cara, haciéndome descubrir que mi vida tenía que estar en mis manos y no en la de alguien que me diera algún premio por hacerlo bien. El único reconocimiento que podía tener en mi vida era yo.

Volví a India unas cuantas veces, me pase un año entero en un ashram para cumplir mi anhelo de vida espiritual. Practique yoga asiduamente, canto de mantras y meditación en silencio, más unas cuantas coreográficas prácticas de limpieza corporal.

A mi 33 años, decidí que no era lo suficiente competitiva como para ganarme un sitio en el mundo del arte e invertí toda mi herencia para abrir un centro de yoga. Tomada por la idea romántica de construir un oasis de espiritualidad.

Por 5 años trabaje sin parar y conocí a Eric Baret, mi maestro con quien empecé a practicar yoga de verdad. De verdad porque él me dio la segunda gran bofetada: la práctica es el momento: no ganas nada, la progresión es una ilusión.

Han pasado 10 años excatos desde el Happyyogavilanova (al que siguió el  Yoga Studio situado en la plaza de les Cols) He encontrado muchas  personas, las he escuchado respirar, como se tensan y se relajan. En la sala se creaba una energía que me ha hecho naturalmente sentir los cuerpos, sin pensarlos, sin juzgarlos.

En esta simplicidad somos sujetos a la gravedad y a la muerte, en la espiritualidad he encontrado el humano.

La “cosa” espiritual esta justo allí: en la observación de la relación con el suelo, con el miedo. Es emoción pura, como decía Krisna a Arjuna: “el amor que sientes por mi soy yo mismo.”

Esta para mí es la espiritualidad: el camino hacia dentro, hacia el latido de la vida. Es el juego de la Shiva, que con un guiño, se amaga detrás de tus ojos para que le vayas a buscar.

https://www.yogastudiovng.com/yoga-para-empresas-y-particulares/sara-constantini-2/

X