Yoga en tiempo de Covid-19: YOGA ONLINE: ¿SI O NO?

El 7 de marzo cerré la sala del Yoga Studio que tenía en la plaza de les Cols, en Vilanova i la Geltru,  y hasta ahora he podido dar muy pocas clases presenciales debido a las restricciones impuestas por la emergencia sanitaria del Covid-19.

Actualmente estoy dando mis clases de yoga online usando la plataforma Skype que me permite ver a mis alumnos y de esta manera poder tener el feedback del grupo. En varias ocasiones he organizado dentro de lo permitido alguna clase de Yoga presencial en Catalunya y en Ibiza.

Hasta aquí todo bien. Pero son muchos los días en que me pregunto si dar las clases de yoga online no sea una distorsión tan grande hasta el punto que ya no estoy haciendo Yoga (porque faltan los elementos específicos que caracterizan mi práctica y su transmisión).

Me limitare ahora a examinar el tema orgánico del trabajo que se hace en una de mis clases de yoga o en uno de mis seminarios, con esto entendiendo todo lo que está ligado con la materia, con la parte densa del cuerpo.

En mi próximo artículo  me dedicare a explicar que ocurre con la parte etérea, este espacio energético que se crea en las clases presenciales y a través del cual el mimetismo opera y se vuelve el vehículo de trasmisión, cosa no reproducible si no estamos B2B.

Como  el incienso que uso durante las clases de yoga une en una única atmosfera los participantes, así la respiración del grupo puede convertirse en un único ritmo, sanando respiraciones individuales patológicas.

Primer gran fallo de las clases online: es casi imposible sentir la respiración del grupo online ya que los sonidos se distorsionan cuando estamos en plataformas como zoom o skype (de hecho se suelen silenciar los micrófonos de los participantes y se deja el audio solo de quien está hablando para una correcta escucha).

 ¿Qué ocurre entonces con el tema orgánico? con el trabajo corporal para hacerlo más comprensible, con lo que comúnmente llamamos posturas, asanas?

Estas no son más que una preparación para poder estar en las dos posturas madre donde se puede practicar correctamente el trabajo profundo del yoga y que lo distingue de cualquier otra disciplina y que sumariamente es resumible en:

1- krias

2-pranayamas

3- meditación

No voy a entrar ahora en las especificidades de cada una según las modalidades de cada escuela  y maestro (que difieren bastante en algunos casos), y quisiera INSISTIR que la meditación no es una práctica si no un estado no provocarle y que no necesariamente viene por estar sentados o sobre la cabeza.

Me limitare a hablar de las krias y los pranayamas las prácticas que  liberan el cuerpo de los condicionamientos mental y  afectivo.

Estas prácticas contribuyen por un lado a liberar el cuerpo de sus contracturas y  aligerar la estructura psicológica favoreciendo el despliegue de la energía (que ya lejos de falsos misticismos todos  estamos de acuerdo en que sea algo aun que tiene que ver con la materia y su vibración). Cuando no nos limpiamos de la coraza densa que vamos construyendo con nuestras reaccione emocionales y físicas  se crea y permanece una vivencia densa que nos hace sentir agotados, chafados, acabados.

Esto ocurre a causa  de la acumulación de carga en un momento como este donde el entorno es portador de muchísima violencia y carencia. Las krias actúan sobre nuestro cuerpo físico y emocional como una limpieza predisponiendo la abertura a los pranayamas donde podemos experimentar la ausencia de cuerpo y la total navegación en el espacio energético.

Estas son las prácticas que cuestionan en lo profundo la vida, que cuestionan en lo profundo nuestra estructura psicológica, nuestra personalidad y nuestra relación con el mundo. Levantar una pierna o tocar las manos con los pies no son más que practicas externas que bien conducidas pueden llevar a una buena motricidad (quedan esclusas en este razonamiento todas las practicas que usan el cuerpo y el movimiento de manera profunda, y no como una repetición de series que pretenden estirar y alargar el cuerpo, como la mayoría de los ejercicios que hoy en día definimos yoga). Como nos lavamos cada día los dientes así cuidamos nuestro cuerpo haciendo una gimnasia compensatoria de las malas posturas de la vida modera,  pero esto no nos llevara hacia ningún viaje profundo, que es lo que quiero compartir en mis clases.

Llevo 10 años dando clases de yoga y respiración prácticamente cada día, y sé por experiencia directa que lo que más cuesta a todo el mundo es sentarse con las piernas cruzadas cómodamente y por tiempos largos. Y que otra gran y general dificultad  es la gestión de la respiración (sin hablar, yo incluida cuando empecé a trabajar uddhianabanda, de mover el diafragma).

Cuando hacemos clase online seguramente podemos trabajar el primer aspecto, el aspecto postural para poder sentarnos de manera cómoda y poder empezar los ejercicios de respiración en sus variedades. Pero todas las otras prácticas necesitan  de un acompañamiento personal, face to face, para que el alumno pueda reconocer su ritmo respiratorio, sanarlo primero y después a usarlo para las krias y los pranayamas, corazón del Yoga.

Para quien ya conoce estas prácticas el recordarlas a voz puede ser un estimulo para practicarlas, pero para quien no las conoce es imposible aprenderlas por palabras, como nunca ha sido posible trasmitir el yoga por los libros.

Concluyo que online no hacemos yoga  si no una preparación a él, esperando poder llegar con más posibilidades cuando nos veamos.

Te espero a nuestro próximo encuentro el día 8 de Diciembre a las 10:00 en el cetro El Arbre, dirigido por la generosa y talentosa Mireia Ventosa, en la calle Ramon y Cajal en Vilanova y la Geltru..

 

!!Haz Yoga no te conformes!! 

 

Iscriciones al mail yogastudiovng@gmail.com

https://www.yogastudiovng.com/contacto-yoga-studio/

X